Se acabaron los turrones

turron

El año nuevo 2016 ha dado sus primeros pasos y el primer mes se encuentra a mitad de camino en el momento en el cual estoy escribiendo este artículo.

Que nadie se crea que voy a escribir sobre dietas alimenticias, pues cada uno sabe cómo ha cambiado su cuerpo estos días y lo que debe hacer para recuperarlo.

Hoy quiero comentar lo que sucede en un entorno social de fiestas o celebraciones navideñas, como las pasadas recientemente,  en las cuales el hecho de reunirse alrededor de una mesa para compartir manjares hace que los comensales se olviden durante unas horas de  las rencillas, los enfrentamientos y las desavenencias entre los diferentes miembros de la familia.

¡Qué bonito y emotivo!

Pausa. (Para coger aire )

Cada año que pasa me cuesta más hacer que estos momentos de hermandad pasen rápido. Aunque quisiera alejarme de toda celebración social durante las fiestas de Navidad,  de momento no he conseguido ponerlo en práctica. Si se te ocurre la forma de hacerlo por favor no dudes en comentarlo a continuación. Tus palabras seguro que tendrán un gran valor para mi.

¿Quieres saber por qué me cuesta tanto actuar con normalidad navideña? Te lo cuento a continuación:

El año lo forman un conjunto de días:

  • buenos,
  • malos,
  • mejores y
  • peores, concretamente 365 días en total.

Quienes te aprecian se interesan por ti preguntando qué haces, cómo te va y ayudando desinteresadamente como buenamente puedan. Lo que no puedo tolerar es el comportamiento que tienen algunas personas ante las fiestas.

Todo es alegría.

No importa lo bien o mal que lo hayas pasado unos días antes porque ahora es el momento del consumo, del aparentar y del buen rollo…, pero…

¿Qué pasa cuando la fiesta se acaba?

Nada ha cambiado, cada individuo vuelve a ser el de antes.

No hay cambios, no se produce ningún acercamiento extra por parte del que se alejó. Todo se resume en un “hasta prontoque carece de contenido pues no contempla una acción posterior…

Como no podemos estar eternamente de fiesta y celebraciones continuas porque nuestro cuerpo no lo aguantaría,

propongo

que tampoco estemos de tensión perpetua en días señalados porque perdemos mucha energía que podemos utilizar en aprender a entender qué fue lo que nos pasó.

 

 

Comenta:

 anigif_-Vaixell_comentari_thumb.jpg

¿Eres una persona festiva, o por el contrario, te alejas de quien no te quiere?

 

 

 

Artículo relacionado:

¿Por qué los días buenos son tan cortos?

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.